Publicado por CRG el 6 julio 2018

“Sean inconformistas”

Fue la invitación que hizo el Papa Francisco a los jóvenes reunidos en el II Encuentro Nacional de Juventud celebrado en Rosario. Desde esta invitación que nos hace es bueno que reflexionemos sobre nuestra tarea cotidiana, la que realizamos como alumnos, docentes o familias del Roque.

En primer lugar, creo que, al estar próximos a cerrar el primer semestre de actividad educativa, me alegra el compromiso y creatividad que ha manifestado nuestra comunidad educativa, especialmente los jóvenes de los últimos cursos de nuestro colegio en cuanto a la participación activa en las actividades solidarias.

El compromiso y la participación evidenciada, animando y acompañando a los más pequeños del colegio es un ejemplo a destacar, por ejemplo, en la Bicicleteada Solidaria. Qué bueno sería que este mismo espíritu manifestado en esta primera etapa del año nos movilice aún más en el segundo semestre, para seguir fortaleciendo la misión como verdaderos jóvenes cristianos, viviendo nuestra identidad con mayor firmeza.

En este sentido, a todos nos toca abrirnos a la innovación y hacer las cosas siempre un poco mejor de lo que hacíamos antes. Los docentes con el desafío de dinamizar las actividades áulicas, estando al día con una sociedad moderna y altamente tecnológica; los jóvenes animándose a profundizar los talentos y potenciales que Dios les ha regalado demostrando pasión por el estudio e investigación; sin conformarse con lo mínimo; sino buscando siempre ir más allá.

También nos unimos en oración por la gran familia misionera de la Congregación del Verbo Divino que celebra el XVIII Capítulo General bajo el lema: “El amor de Cristo nos urge” (2Cor 5,14). Y como comunidad educativa que comparte la espiritualidad verbita, qué bueno que podamos profundizar esta invitación que nos hace San Pablo en cuanto a nuestra vida de fe, en esta misión educativa.

Que todos podamos tener una mirada profunda hacia el propio corazón para hacer que todo lo que se realice sea un acto educativo, aprendiendo y enseñando, haciéndonos responsables y corresponsables. Como país nos cansa la gente que está en la queja constante, la que siempre tiene un motivo para protestar y ver lo que está mal en el otro, muchas veces sin aportar nada. Que juntos podamos crear ambientes positivos de estudio responsable y serio, donde cada uno asuma las tareas que le competen, siempre buscando sumar.

Que vivamos enraizados en la Palabra, reconociendo la profundidad del amor de Cristo que llena de bendiciones nuestra vida de familia y comunidad, y seamos personas comprometidas en el anuncio de este amor y esperanza que nos regala el mismo Jesús. Que vivamos apasionados en la misión de servir, aprendiendo y educando.

A todos les deseo, un feliz receso de invierno.

P. Juan Rajimon svd
Representante Legal