Publicado por CRG el 6 marzo 2018

Agenda Escolar 2018

Construir puentes, no muros

Como todos los años en el marco de la Jornada Mundial de la Paz que se celebra el primero de enero, el Papa Francisco nos invita a reflexionar sobre la importancia de construir un mundo capaz de construir paz, realzar la fraternidad y promover la solidaridad. El cimiento de una sociedad que vaya fortaleciéndose en los valores de paz y armonía, es una tarea que hemos de iniciar con los hijos desde pequeños, porque no debemos olvidar que la familia debe formarlos para compartir y colaborar; y la escuela acompañar esa formación.

Estar en la búsqueda constante de actividades mediante las cuales nuestros alumnos aprendan a respetar y ser tolerantes frente a las diferencias, y como personas adultas logren elegir el diálogo ante tantas opciones violentas que nos ofrece la sociedad es un gran desafío. Aportar nuestro granito de arena cuando vemos una sociedad en la que abundan signos de violencia, individualismo e intolerancia.

Una cultura de paz es posible, y la escuela es un buen espacio para que encontremos con la diversidad de pensamientos y riquezas que traen los centenares de alumnos y sus familias. La escuela se vuelve un espacio privilegiado para enfocarnos en la construcción colectiva de una cultura de paz.

San Pablo nos regala esta visión de comunidad que conformamos un solo cuerpo en la fe: “Pues así como en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, que somos muchos, somos un cuerpo en Cristo e individualmente miembros los unos de los otros. Pero teniendo dones que difieren, según la gracia que nos ha sido dada, usémoslos: si el de profecía, úsese en proporción a la fe; si el de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que da, con liberalidad; el que dirige, con diligencia; el que muestra misericordia, con alegría” (Rom 12,5-8).

Como comunidad tenemos muy presentes las palabras de nuestro querido Papa Francisco: “Tengan valentía para enseñarnos que es más fácil construir puentes que levantar muros”. Rompamos las barreras que nos alejan a uno de los otros y construyamos juntos la comunidad educativa que esperamos, con la participación y colaboración de todos: alumnos, docentes, familias. Todas nuestras actividades apuntarán a eso; y seguramente esta agenda-planificador, será de gran ayuda para conocer las actividades propuestas, aunar esfuerzos y buscar lograr una convivencia armónica entre los objetivos fundamentales que propone nuestra propuesta educativa: la formación intelectual, espiritual y sociocomunitaria.

Que la agenda 2018, nos permita organizarnos, trabajar en equipo y sumarnos a todas las propuestas. En nombre de la Congregación del Verbo Divino y del Equipo de Conducción, del Colegio Roque González, deseo un feliz año 2018 lleno de bendiciones y aprendizajes valiosos para la vida.

P. Juan Rajimon svd
Representante Legal