Familia Verbita

¿Qué es la “Familia Verbita”?

La Familia Verbita está conformada por la totalidad de las familias que tienen sus hijos en el Instituto Roque González, guiados y orientados por el Asesor Espiritual de la Institución.

Los que participamos de la Familia Verbita nos sentimos identificados con la Institución y con la Congregación del Verbo Divino (a la cual pertenece el Colegio). Hoy, al observar el camino que hemos recorrido, las diversas tareas que se han realizado en todo este tiempo, el saldo es altamente positivo, se ha movilizado una gran cantidad de familias para cada evento, todos han invertido su tiempo, voluntad y predisposición para colaborar, sin diferencias y con un sólo fin: integrarnos, caminar juntos en una misma dirección, para el bien de nuestros hijos.

 

Sus orígenes

FAMILIA VERBITA (Comisión de Padres), comienza a funcionar a partir del IV Encuentro de Colegios Verbitas del país, realizado del 29 de abril al 01 de mayo del año 2000 en el Colegio Roque González (Posadas – Misiones).

La Comisión de Padres nace con la necesidad de tener una participación en la Institución, para acompañar a sus hijos en la educación.

 

Función que cumple

a- La integración de las Familias de los alumnos al Colegio con el propósito de formar una auténtica comunidad educativa. Un acercamiento más profundo a la educación elegida para nuestros hijos.

b- Ofrecer a los padres un sólido proceso de enseñanza-aprendizaje y de formación integral, que sea una instancia de preparación para la vida.

c- Los fondos que se recaudan, son utilizados para fines que beneficien a toda la Institución.

 


La Comisión de Padres funciona con la ayuda de todas las familias y la coordina un matrimonio por año. Existe la función de tesorería y secretaría, como así también un coordinador específico para cada una de las actividades anuales.

Nuestras pautas de convivencias bien orientan que “los padres son los primeros y principales educadores de sus hijos. Este deber educativo de hijos padres es de tanta importancia que, cuando falta, difícilmente pueda suplirse. El Instituto coopera con las familias en esta función, pero no las reemplaza. Por lo tanto ambas instituciones: el hogar y el colegio deben trabajar unidos para asegurar la eficacia de la educación de los hijos/as – alumnos/as” .

“Quizás a ésta altura algunos padres, aún no han captado el objetivo de la Comisión de Padres, que lo podríamos resumir así:

Acercar a todas y cada unas de las Familias al Colegio, para juntos participar de la educación general. Se sabe que el 70% de la Educación de nuestros hijos las generamos en nuestros hogares y solo el 30% se desarrolla en el Colegio, por lo tanto mayor es el compromiso de las familias, para acompañar actividades caras a la Institución escolar y al corazón de nuestros hijos”.


 

Actividades