ANTONIO SEPP

Sacerdote Jesuita nacido en 1655 (Tirol - Italia). Fue un hombre capaz de concebir un gran ideal a la edad de 19 años y que con todas sus cualidades, se entregó con generosidad a vivirlo. Se sintió profundamente atraído por la gesta misionera que desarrollaron los jesuitas, en ella se enroló y a ella dedicó su vida y en ella murió.

Desde su niñez había sido instruido en la música, y por su preciosa voz había sido escogido para integrar el coro de cantores de la Corte Imperial, en la cual alcanzó celebridad.

Era artista y compositor y sabía tocar varios instrumentos (flauta, corneta, piano, clarín, tromba marina o sacabuche, la viola y la tiorba).

Ingresó en Germania jesuítica, pero pasados algunos años, en 1691, tras manifestar sus deseos de ir a la India, partió para Buenos Aires, llegando el 6 de abril del mismo año. A su llegada dio una audición en el colegio de los jesuitas. El músico quedó particularmente sorprendido al ver que la mayoría de sus instrumentos eran desconocidos para ellos, especialmente la traza, que hizo que al ser tocada no contuvieran más su intriga y fueron a ver que era ese instrumento.

Destinado al recorte de Yapeyú, le cupo la gloria de convertir esta misión en el gran centro musical de fines del siglo XVII y comienzos del XVIII. En las embarcaciones al tocar los instrumentos y ser oídos por los aborígenes, y estos acudían a la rivera para escuchar su música.

Antes de su llegada a Yapeyú los músicos del lugar no conocían la partitura del órgano, del bajo sostenido, del bajo cantado, nada del compás y nada de música a dos, tres o cuatro voces, por lo que se vio obligado a enseñarles.

Antonio Sepp falleció el 13 de enero de 1733, en la Reducción de San José, rodeado de cariño y admiración. Tenía 77 años, 42 de los cuales pasó como misionero entre los guaraníes.

 

X Cerrar

www.roquegonzalez.com.ar