Alimentar el espíritu

Jornadas de Reflexión, destinada a las familias de nuestros alumnos y docentes

Educar es un amplio concepto que va más allá de la mera transmisión de conocimientos o saberes, implica también vincularse, “comprometerse”; “acompañar” el crecimiento intelectual, moral y religioso del alumno/a y que por supuesto, involucra también a sus familias.

Según el Ideario de nuestro instituto, “la educación es para nosotros un instrumento de EVANGELIZACIÓN, ya que por medio de ella, iluminamos el mundo con la Luz de la Fe.

El estilo de vida que nos impone la sociedad actual en la que vivimos, hace que muchas veces los adultos sintamos que “por nuestros hijos”, somos capaces de DAR TODO (bienes materiales, afecto, amistad…), pero que llegado el momento de evaluar CÓMO NOS SENTIMOS, encontramos en nuestro interior: soledad, vacío, frustración.

Y esto nos pone ante una situación que no debemos dejar de atender, porque necesitamos alimentar nuestro espíritu para que esto no ocurra.

Atentos a estas realidades, es que como colegio se propusieron durante este año dos Jornadas de Reflexión, destinada a las familias de nuestros alumnos y docentes.

Animados en el Espíritu Santo, quienes participamos sentimos alivio y consuelo de Dios, el amigo que nunca falla.

Seguramente el testimonio de quienes asistieron, será la “clave” para invitar a tantos otros, a organizar sus tiempos y poder participar de los futuros encuentros que se seguirán proponiendo desde el colegio, como verdaderos espacios de evangelización, el próximo año.

¡Ánimo familias! ¡Dios camina a nuestro lado! Sólo es necesario que abramos nuestro corazón y permitamos que Él sea el centro de nuestra vida.

Mercedes Baez
Maestra de 3er grado A