Cumplir años

“Vivir es navegar, navegar por el mar de la vida y del tiempo», decía una vez nuestro gran amigo el P. Lorenzo Bovier svd. Navegamos nosotros los hombres; 70 años, cuanto muchos 80, algunitos más, dice la Escritura…

Navegan las Instituciones, la Iglesia, la Patria, los grupos que formamos los hombres. Dos mil años, quinientos, un centenar, menos o muy pocos. “Cumplir años es un puerto más» en este océano.

El Roque cumple 75 años en este navegar de la vida. Es poco y a la vez es mucho. Formamos parte de este gran Barco con promesa divina de destino eterno, que es la Iglesia de Cristo.

Cumplir 75 años es un puerto más en este nuevo navegar. Puerto que nos obliga a detenernos y repensar nuestras actitudes, frente al proceso de este navegar con el que nos hemos comprometido.

Nunca nos podremos sentir solos. Nuestros actos e iniciativas siempre forman parte corporativa de este “Navegar juntos”, que es el estar comprometido con el Roque y su proyecto.

Los triunfos y reveses de cada uno de sus triunfos y reveces de todos.

Al cabo de estos 75 años, de los cuales Dios ha permitido que comparta más de 50 años, me siento obligado de elevar un gran himno de gratitud a Dios, por todo lo que nos ha brindado en el Roque.

Y quiero expresar el compromiso que sentimos al haber llegado a este puerto de los 75 años, con palabras del mencionado P. Lorenzo:

“Navegar es lanzarse mar adentro,
navegar es anhelo de algo más.
Vivir es buscando a Dios,
que es abrazo de eternidad.
Cumplir años es acercarnos a Él,
que es amor y bondad,
sueño de nuestra vida,
y realización de nuestro trajinar.
Vivimos porque esperamos…
Navegamos porque anhelamos más.
Cada vida se valora,
por la entrega a Dios y a los demás…
Con ella y con él, sin egoísmos,
¡Allí está nuestra felicidad!
Vivir es navegar,
llevando su luz y su sonrisa,
siempre, siempre, hasta el final”.

P. Romano Hentz svd