“De los niños del mundo siempre AMIGOS”

Ser amigo de Jesús es un gran compromiso de amor. Como bautizado tenemos la tarea de llevar la Palabra de Jesús a nuestros hermanos, tratando de que los que lo reciban lo conozcan, lo amen y también se transformen en mensajeros de su amor.

Como todos los años, los grupos misioneros iniciaron sus actividades a mediados del mes de marzo y la incorporación de los niños fue durante todo el año. Cada viernes tenían sus actividades especificas, planificadas y preparadas por todos los animadores. El último viernes  se realizaba VIDA DE GRUPO, “compartir, jugar y disfrutar de la amistad con los otros y con Jesús”.

Nuestra misión fue visitar el hogar de niñas “Santa Teresita”, compartiendo canciones, juegos, títeres y, sobre todas las cosas, sembrar en el corazón de cada niño una semilla de amor, esperanza y solidaridad.

Gracias a los niños, papás, animadores, Colegas y sobre todo, a la Secretaria  Pastoral, porque la comunidad la hacemos todos, cada uno de su lugar con su granito de arena va construyendo nuestra vida misionera.

Muchas gracias, bendiciones para cada hogar.

Pepi Escrihuela, Rosalía Martínez
Claudia Floj, Silvana Vásquez

___________________________________________________________

Compromisos misionero:

Conocer y amar a Jesús.
Tener espíritus de servicio.
Tener temperamento estable.
Ser amable comprensivo y abierto al diálogo.
Ser responsable en su hogar y en sus tareas.
Tener espíritu de equipo.
Tener espíritu de iniciativa.
Tener capacidad de autocrítica.
Tener sensibilidad social.
Rezar cada día esta oración.

___________________________________________
Una animadora nos cuenta su experiencia.

“Haber animado Infancia Misionera por tercer año consecutivo ¡me llena de alegría! Esperar que sea viernes, pero no para salir del colegio a tomar una coca, sino para salir del curso e ir corriendo al aula para empezar a jugar al “pato ñato”, “la bruja de los colores”, o para hablar de alguna parábola o pintar uno de los hermosos dibujitos que “Fabi” nos daba, era una satisfacción enorme. Preparar los temas, la visitas al Hogar, los títeres, las jornadas en la quinta, en fin, infinidades de cosas que hacían que, semana tras semana, nos volvamos a ver con la alegría de seguir aprendiendo un poco más de nuestro gran amigo Jesús. Es así que por medio de este gran amigo que tenemos en común, conocí a muchísima gente e hice grandes amigos. La verdad que voy a extrañar muchísimo, pero tendré siempre presente los hermosos momentos vividos. ¡Gracias colegio por esta hermosa experiencia!”. (Laura Ramírez, 3º Nat. TT)