Dejando huellas

Benjamín Macajes SVD

Cada día es una fiesta para aquel que sabe amar y aprecia lo que la vida le ofrece de diferentes maneras. Muy pocas cosas reciben tantos elogios -en los textos bíblicos- como la AMISTAD. Sólo algunas personas se pasan la vida sembrando semillas fecundas de bondad, verdad, sonrisa, esperanza y amor.

Sólo los elegidos de Jesús viven amando y dándose, de tal manera que aunque esté ausente, su fuerte e inmensa presencia espiritual sigue intacta por todos los sitios donde ha ido pasando.

El padre BENJAMIN MACAJES svd(*), quien fuera el Asesor Espiritual años atrás, con su alma de niño nos enseñó tantas cosas. De su mano y guiados por sus palabras, aprendimos a valorar cosas pequeñas, que nos ayudaron a ver con un sentido más profundo, actitudes y formas de vida. Aprendimos a conocernos, a abrir el corazón, a brindar una palabra cariñosa junto con una sonrisa.

Su presencia, siempre dispuesta y solidaria, nos enseñó que todo importa, que hay que saber buscar la esencia de cada actitud de la vida, para sentir el placer de hacer algo con o para alguien. Su labor pastoral la cumplió con creces, y su ideal de servir a Dios le permitió llegar al alma de cada uno de los miembros, que en ese entonces, formábamos esta comunidad.

Y porque mucho dio y mucho sembró, aun hoy la cosecha sigue dándose en frutos de recuerdos, nostalgias y cariño hacia este extraordinario obrero de la mies del Señor. Después de varios años, su presencia espiritual sigue caminando por los pasillos de nuestro colegio.

Quiera Dios que en el lugar donde hoy le toca vivir (Sidney-Australia), reciba nuestro recuerdo emocionado y lo sienta en la llama de amor de su corazón. Que el Señor bendiga y alimente ese don tan grande que le ha concedido: valorar a cada uno de sus hermanos, sin ningún tipo de distinción, y hacerlo sentir un ser importante para Cristo.

A pesar de la gran distancia, él no olvida a quienes hemos quedado aquí y aun hoy nos envía sus mensajes de amor y esperanza.

__________
(*) El P. Benjamín Macajes svd, de origen Filipino, ha sido el asesor espiritual del Roque durante los años 1988-1992.

Muy queridos y siempre recordados cohermanos, docentes y profesores, alumnos, estudiantes, personales y padres del Colegio San Roque González.

En esta feliz ocasión de la fiesta de nuestro patrón, SAN ROQUE GONZALEZ DE SANTA CRUZ con sus mártires compañeros, les hago llegar a cada uno de ustedes mis muy cálidos saludos y sinceros deseos de paz y alegría desde la ciudad olímpica de Sydney, Australia.

Tomo también esta oportunidad de felicitar a todos ustedes por lo que están desempeñando y viviendo, transformando el querido colegio a un hermoso monumento de esfuerzo comunitario con un empuje solidario para Dios y el Pueblo. Por las fotos que el P. ROMANO me mandó, veo como el colegio creció y floreció. Me siento muy contento y orgulloso que he vivido unos años junto con ustedes en este bendito sitio. El Señor todopoderoso sigua derramando su bendición a todos en esta comunidad escolar.

Agradezco al Buen Maestro y a todos ustedes por los que he aprendido allá en la convivencia. Me doy cuenta ahora que eran preparaciones para mis tareas actuales acá en Australia. ¡Qué bueno es el Señor!

Mandan también sus saludos los ex-alumnos hermanos Larry Thomas y Paulo Roberto Esteche. Toda su familia llegó para vivir acá unos meses atrás. Están alquilando un departamento en el centro, pero muy pronto creo que tendrán su propia casa, con los esfuerzos que están haciendo.

Muchas gracias a Don Sisto por los saludos de ustedes y las noticias de Misiones. Gracias también a la Sra. Cristina por la llamada telefónica y de recordarme de la fiesta. En la celebración de la Eucaristía me uno con todos ustedes para dar gracias a Dios por los dones que seguimos recibiendo, por la intercesión de nuestro querido paí San Roque.

Con un gran abrazo a cada uno, me despido fraternalmente en el Verbo Divino.

P. Benjamín Macajes svd
Australia

(Carta escrita en ocasión de las Fiestas Patronales del Colegio, 1999)