El cuaderno de oro

La motivación nos impulsa a comenzar y el hábito nos permite continuar

La modificación de la planeación y metodología de trabajo en los problemas de conducta, se consideran necesarios para alcanzar los objetivos escolares; las principales conductas que están involucradas en la interrupción de las actividades son la hiperactividad, agresividad, inseguridad y aislamiento.

Por lo tanto, es de suma importancia tener conocimiento e información sobre qué hacer y mediante qué procedimientos minimizar estas conductas que impiden el logro del aprendizaje en cada alumno.

Numerosos autores apoyan que la conducta humana en una medida muy considerable guiada por refuerzos. En este sentido, el refuerzo positivo supone una motivación para encaminar cierta conducta.

El enfoque del refuerzo positivo como estrategia de aprendizaje va creando una atmósfera que invita a aprender, ya que se concentra en estimular una conducta deseada con la esperanza de disminuir aquellas que no lo son.

Es por ello, que a partir del mes de julio se comenzó a utilizar en el Nivel Primario «El cuaderno de Oro», en donde por grado se irán registrando semanalmente a un/a niño/a cuyas actitudes reflejen un valor por el cual se lo/la distingue.

La finalidad del mismo es destacar aquellas cualidades que cada uno posee y favorecen a la buena convivencia, nos ayudan a vivir en armonía propiciando la construcción de una cultura de paz y tolerancia.

Para el primer ciclo, los niños serán destacados a través de una medalla simbólica y para los alumnos del segundo ciclo, un diploma de reconocimiento por sus valores.

La utilización del refuerzo positivo a través de estas estrategias motivacionales, elevan la autoestima del niño/a y fomentan más y mejores acciones en quien lo ha obtenido tras su esfuerzo.

Este procedimiento nos permite reconocer y premiar las conductas correctas de nuestro alumnado, para que con el tiempo, dichas conductas se conviertan en hábitos.

Psp. Andrea Voertler