IX Encuentro de Navega Mar Adentro

Retiro de Profundización 2012

¿Cómo poder decir lo que se siente? Esa pregunta vino a mi mente cuando me pidieron que escribiera sobre la experiencia que viví en el retiro de profundización realizado en el Centro de Espiritualidad Fátima, del 15 al 17 de junio.

Personalmente creo que el «Navega» significa una experiencia espiritual única, que te conduce a reencontrarte con el amor de Dios; las palabras no podrán jamás definir lo que se siente estar allí. Estás tan iluminado que perdés el miedo de estar solo, sentís que Jesús te toca el corazón en lo más profundo, destruye tu ceguera y te abre los ojos para que veas la luz, eleva tu espíritu en profunda paz y sentís que nunca más la vida volverá a ser la misma.

Con mis amigos compartí la experiencia y no los pude dejar afuera de esto, aquí les dejo algunas de sus palabras:

«Es un reencuentro consigo mismo, es un refuerzo espiritual».

«Compartir esta experiencia significó para mí volver a nacer, Jesús me dio la posibilidad de hablar con Él con confianza y amor, como lo harías con un amigo del alma».

«Hoy doy gracias por haberle dado el sí a Dios, cuando me invitaron a ser parte de tan hermoso momento, me siento muy feliz que haya podido expresar abiertamente el dolor y la alegría y sentir en ese compartir que Jesús me estaba acompañando».

«Sé que la vida es un desafío y una aventura difícil, pero cuando dejás todo en manos de Dios la carga se aliviana. Por eso desde este espacio le doy gracias a Dios por todos los que fueron parte de este encuentro y que ojalá sus vidas estén llenas de felicidad».

«Recuerden y nunca olviden, que Jesús los buscó para abrir sus corazones y darles ese amor que nadie más que Él les puede brindar».

«El retiro te brinda la posibilidad de ver la vida desde otra perspectiva, ¿sabés cuál? Desde la perspectiva del amor de Dios».

«A todos los que formaron parte de este encuentro, les digo recuerden y guarden en sus corazones todas esas bendiciones que recibieron cuando estaban allí, porque Jesús los guarda a ustedes en su corazón».

Sin más palabras, me despido, pero llevo conmigo el mejor regalo, lo llevo a Jesús a mi lado.

María de Los Ángeles Guiliani
5º Sociales TT