Jornadas de Formación Situada 2018

Siguiendo con el espacio iniciado en el 2015, la estrategia de formación situada está orientada a brindar oportunidades formativas para maestros, profesores y directivos en ejercicio, con el objetivo de enriquecer los aprendizajes de los estudiantes y garantizar una inclusión educativa plena.

A partir de orientaciones didácticas elaboradas por el INFoD (Instituto Nacional de Formación Docente), los equipos docentes reflexionan sobre los acuerdos institucionales necesarios y las prácticas más propicias para contribuir con el desarrollo de las capacidades fundamentales de los estudiantes, con especial atención en las capacidades de comunicación y resolución de problemas desde las áreas de Lengua, Matemáticas y Ciencias Naturales.

En este proceso se sigue trabajando institucionalmente en las jornadas, a través de trabajos grupales y plenarios, con el fin de socializar los trabajos para lograr un consenso, para que todos los estudiantes desarrollen capacidades complejas para el dominio de la comprensión lectora y la escritura, la resolución de problemas y el uso activo de conceptos y modelos de las ciencias para interpretar el mundo.

Además, se implementan diversos dispositivos de formación situada: círculos de equipos directivos, destinados a fortalecer la gestión pedagógica e institucional de los equipos de conducción; jornadas institucionales, coordinadas por el equipo directivo, donde se diseñan y acuerdan propuestas pedagógicas orientadas al desarrollo de las capacidades prioritarias; ateneos didácticos, para la reflexión compartida sobre temáticas de particular complejidad para el aprendizaje y cursos para la enseñanza en formato taller, donde se desarrollan las capacidades definidas según modalidad y nivel de la educación obligatoria.

Desde el 2017 hasta la fecha, más de 1.200.000 maestros, profesores y directivos participaron de jornadas institucionales y 350.000 de los ateneos didácticos, donde reflexionaron colectivamente sobre las secuencias didácticas que desarrollan en el aula.

Sumado a este gran desafío, también se propuso trabajar sobre el desarrollo socio-emocional de los estudiantes, reconociendo su impacto en las trayectorias estudiantiles y por consecuencia, en los aprendizajes.

La importancia del trabajo institucional es la de revitalizar funciones institucionales, brindando oportunidades formativas para todos los actores institucionales.