Misión de Verano 2006

En el día programado para la salida a Puerto Leoni, había mucha gente preparada fuera de la oficina de Fabiana (responsable de la pastoral), para partir a la Misión de verano tan esperada por nosotros.

Llevábamos nuestros miedos, expectativas, ganas de compartir y la predisposición de escucharlos y vivir junto a ellos la experiencia de fe en Dios, vivir el amor del Padre para conocerlo profundamente y lograr contagiar a otros su deseo de buscarlo.

Para mí, fue un momento inolvidable, porque a pesar de las múltiples dificultades que se nos presentaron, pudimos descubrir a Dios en las cosas simples de la vida y en el rostro alegre y agradecido de nuestros hermanos Guaraníes Mbyá.

Agradecemos la oportunidad y esperamos que cada año sean más los que se sumen a este proyecto, pues es una experiencia enriquecedora, porque a la mayoría nos permitió replantearnos los objetivos de vida y afianzar nuestro compromiso de seguir siendo misionero.

No hace falta llevar bajo el brazo la Biblia , ni aprender de memoria todos sus versículos. Sólo basta compartir, escuchar y dar testimonio, que puede ser un incentivo para que otros se pongan en camino. Si dejamos entrar a Dios en nuestros corazones y lo dejamos actuar en nosotros, Él podrá obrar milagros.

Antonella Vanina D’Amato, 2º Soc. “A” TM


__

Fotos: Fabiana Ferreira – Cristina Corol