Misión de Verano 2013

Como comunidad educativa vivimos los rasgos de la identidad y carisma de la Congregación de los Misioneros del Verbo Divino, asumiendo el desafío de ver al «Colegio como lugar de Misión», una misión que tiene por objetivo reflejar la espiritualidad.

Es el deseo de Arnoldo que «El Amor de Dios sea conocido, amado y glorificado por todos los hombres». Se sintetiza en el lema «Que viva Dios uno y Trino, en nuestros corazones y en los corazones de toda la humanidad».

Para hacer propias estas palabras, como institución llevamos adelante una de las actividades que nos caracterizan: la Misión de Verano, que se realiza en el mes de diciembre, involucrando a todos los miembros de la comunidad educativa.

En diciembre de 2013, después de 3 años, se concluyó la Misión en la comunidad de Ntra. Sra. de Guadalupe, barrio perteneciente a la Parroquia de Fátima.

Damos gracias a Dios por abrirnos la posibilidad de compartir la Palabra con nuestros hermanos, y que como fruto de esta hermosa experiencia el barrio haya tomado el nombre de Nuestra Virgencita americana, y se haya conformado un grupo constante de oración que todos los miércoles se reúne a rezar el rosario, haciendo recorrer la imagen de Ntra. Señora de Guadalupe por todos los hogares de ese lugar, además de la celebración mensual de la Misa.

Fabiana Ferreira
Secretaria de Pastoral


Experiencias personales

Con deseos y expectativas participé junto a numerosos misioneros del cierre de la Misión de Verano en la comunidad Ntra. Sra. de Guadalupe. Vivimos un hermoso clima de evangelización, tanto con las familias del barrio, como con el grupo. Tratamos de llevar a todos la alegría de la fe y del amor de Dios. Compartimos muchas vivencias viendo en el rostro de cada niño la felicidad y gratitud, cuando se organizaban actividades diversas con ellos o se les entregaba una golosina o un juguete.

La misión 2013 culminó también con una misa, en la que vivimos la alegría de ese encuentro con Jesús Eucaristía, proponiéndonos regresar al año siguiente.

Personalmente admito que la experiencia fue muy positiva, por poder compartir la Palabra, lectura tan necesaria para la vida del alma.

Como dice el Papa Francisco: «Dios nos ama, no tengamos miedo de amarlo. La fe se profesa con la boca y con el corazón. Con la palabra y con el amor».

Docente Adelaida Regúnaga


Luego de haber participado y compartido un grato momento con las familias del barrio, puedo afirmar con gran satisfacción personal, que la experiencia es altamente gratificante y muy enriquecedora al espíritu de las personas.

Comprendí que se puede ayudar de mil formas o maneras, sin que ello implique mucho esfuerzo ni sacrificio de nuestra parte, pero sí compromiso con los más necesitados. No se puede expresar con palabras todo el amor que esas familias nos devuelven, ya que valoran mucho nuestra entrega. Y cuando tenemos que regresar, los sentimientos de nostalgia y alegría se confunden, agradeciendo a Dios todo lo que nos da cada segundo de nuestras vidas.

Prof. Sergio Oscar Ravetti


¡Qué gran oportunidad como Familia! Gracias a la invitación que recibimos del colegio pudimos compartir una tarde diferente llevando el mensaje de nuestro creador. Jesús nos guió en los senderos del Barrio Guadalupe, llegando a distintas familias y compartiendo luego con los niños del lugar divertidos juegos. Fue una experiencia muy enriquecedora para ellos y para nosotros como familia. ¡Gracias!

Familia Leites


Señor:
Que seamos instrumentos tuyos
para hacer conocer tu mensaje
a quienes lo necesiten.

Que nuestras palabras te proclamen
y nuestras actitudes te reflejen.

Que nuestro testimonio de vida
sea semejante al de tantos
que se han puesto a tu servicio desde el amor;
y que nuestra misión
sea la que vos esperás de cada uno.

Amén.