No olvidemos que el verdadero poder es el servicio

En este año tuve la oportunidad de participar en el taller de formación de animadores, con la grata sorpresa de que muchos de los que asistían eran mis alumnos. Bajo el tema «el perfil del animador misionero», pudimos compartir experiencias sobre cuál es el rol del joven misionero en el mundo de hoy, como testigos del Evangelio y seguidores de Cristo, llamados ser luz en entre sus compañeros, a ser fieles a Jesucristo en todo momento y lugar, ayudados por el Espíritu Santo.

Los alumnos que comenzaron la formación como animadores, expresaron sus experiencias personales y pudieron compartir con los demás su pasión por este camino de servicio.

En lo personal creo que fue muy provechoso poder dialogar con los alumnos fuera del ámbito escolar, desde el lugar de animadores, porque pude conocer otra faceta de la personalidad de cada uno.

Agradezco la invitación y espero que pronto nos volvamos a encontrar.

Verónica Magriñá
Prof. de Historia


 

En mi experiencia como animadora, la visita al barrio y al Hogar de niñas fue realmente linda, ya que en ambos casos, uno se encuentra con nenas y nenes con diferentes situaciones de vida, en su mayoría tristes… Sin embargo, al verlos te regalan una sonrisa sin importar la vida que llevan. Le das un caramelo y te das cuenta que con pequeñas cosas los alegrás. Lo que se vive y se comparte es muy lindo, aprendés a valorar todo y pasás una tarde increíble, entre baile, cantos y mucha alegría.

Cecilia Maximovicz, 3º Ciencias Naturales TM
Animadora del Grupo Pre-Juvenil Misionero