¡Qué invitación nos hace Dios! ¿Quién puede negarse?

Misión Bíblica 2009

“A abrir el corazón y decir SÍ para llevar Y recibir su Palabra, que es alimento y fortaleza, para nuestras vidas”.

Bajo este lema, partimos a misionar los sábados 22 y 29 de agosto desde las 16:00 hs., unidos a la misión continental “Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos” (Mt 28,19).

Padres, docentes, y miembros que asisten asiduamente a las misas del colegio, nos acompañaron a vivir esta tan emotiva experiencia, que muchas veces, resulta difícil expresar lo que sentimos cuando vamos al encuentro del hermano que nos espera para compartir la PALABRA.

Durante dos fines de semanas se trató de responder y llegar a toda la comunidad. Esto fue posible gracias al compromiso de tantas familias que aportaron su compromiso misionero y dijeron sí, para acompañar a los misioneros. Por tanta generosidad, fue posible visitar numerosas familias de nuestro Instituto, tanto en Posadas, como de localidades aledañas.

Como colegio Verbita debemos promover y seguir sumando a más familias dispuestas a ponerse la camiseta de misioneros, para llevar el Evangelio a todos aquellos lugares que nos invita a sembrar, cultivar , celebrar y transmitir la Buena Noticia a quienes necesitan.

¡Gracias Jesús por tantas bendiciones recibidas! ¡Gracias colegio por ser instrumento de Dios!

Un cariño muy afectuoso a todos los que dijeron SÍ a Dios.

Rosalía Martínez
Docente 1º Grado A

_____________________________________________________________
Comentarios:

“Con ansias esperamos ese día. Desde temprano preparamos la mesa con el mantel blanco, unas flores, la Biblia, una cruz hecha por nuestro hijo con la ayuda de su “mae”, la vela, una fuente con agua bendecida, un macito de hierbas aromáticas para bendecir el hogar y con nuestros corazones dispuestos para recibirlos. Reunidos en familia compartimos ese momento emotivo e inolvidable, finalizando con la Santa Misa en la capilla del colegio, recibiendo allí abundantes bendiciones. Agradecemos esta oportunidad que nos brindaron y en nuestras intenciones pedimos a Dios que su Palabra y bendiciones nos lleguen y que nunca falten en nuestras familias, para que así podamos tomar y seguir el ejemplo de nuestro Señor Jesucristo”. (Flia. Chomyn 1º A)

“La Misión Bíblica me dejó como experiencia valorar esas pequeñas cosas que Dios nos regala diariamente. Por medio del amor no hay barreras, todo es posible. Dios nos ama intensamente, jamás nos abandona, manteniendo siempre la chispa encendida en nuestro corazón”. (Luisa Franco, 1º A)

“Al llevar la Palabra del Señor, durante los últimos 3 años he recibido un enriquecimiento espiritual en dos sentidos: a quienes hemos visitado, nos han recibido y abierto sus casa y sus corazones para meditar juntos; y a mí en lo personal, me ha servido para valorar y agradecer por los dones y a tener paciencia y esperanza ante las situaciones adversas que a veces me toca vivir”. (Myriam Palacios, 1º A)

“Desde el momento de recibir la noticia que vendrían a nuestra casa, ya nos sentimos bendecidos, elegidos por María y Jesús, bendecidos por ellos. En una año de tantas tormentas, esta posibilidad de compartir en familia la Palabra de Dios fue maravillosa, nos trajo paz, fe, confianza y esperanza, recibimos la gracia de Dios en nuestras vidas y en nuestra casa. Sentimos su presencia que nos cambió desde adentro, para mirar la vida con otros ojos, resistir y ser fuertes. ¡Gracias colegio!” (Margarita Acosta – Sofía Acosta, 1º A)

«Por primera vez, este año la Misión Bíblica nos encontró a toda la familia unida, lo que nos permitió compartir un momento de acercamiento a Jesús con nuestros hijos. Gracias a estas personas que desinteresadamente participan de esta misión, año tras año. Nuestros hijos pudieron ser testigos de nuestra participación y dedicación, a educarlos en los valores católicos. Este tipo de espacios importantes, como otros que se realizan en el colegio, nos dan la pauta de la buena elección que hicimos al optar por la casa de estudios para nuestros hijos. No nos queda más que darles las gracias y decirles que las puertas de nuestra casa se encuentran abiertas para recibirlos el año entrante». (Flia. Robledo, 1º A)