Somos Animadores

Mi experiencia como animadora comenzó sin darme cuenta y fue una de las mejores cosas que pudo pasarme en estos cinco años de secundaria. Conocí personas increíbles, aprendí muchas cosas nuevas, otras las mejoré, me ayudó a crecer como persona y a ver de otra forma la vida y el mundo que me rodea.

Me llevo en mi corazón recuerdos hermosos e inolvidables, una familia que quiero mucho y un lugar que lo sentí como mi hogar, mi lugar seguro y especial, que pese a terminar este año, sé que puedo volver (y lo voy a hacer) y van a estar con los brazos abiertos.

La Pastoral es el alma de nuestro colegio, es su carisma, es algo único y por sobre todo nuestro. Nos permite vivir nuevas experiencias y hacer un cambio de aires.

Muchos piensan que sólo es rezar, pero también bailamos, cantamos, jugamos, charlamos y por sobre todo la pasamos bien. Espero que sepan aprovechar esta bendición que ofrece el colegio y vivir las emociones que transmite.

Hilém Bordón, 5° Naturales


Para mí, ser animador fue una experiencia única, no sólo en toda mi secundaria, sino en toda mi etapa educativa dentro del Roque González, ya que empecé desde chico, aproximadamente en 4° grado, a ir a los Grupos Misionero a contra turno con la maestra Rosalía Martínez.

Esto me enseñó a tener un corazón abierto a las personas y me dio una vocación misionera que me enseñó a servir antes de ser servido, disfruté plenamente de todo en la pastoral del colegio y me voy con una enseñanza de cada retiro, de cada jornada, de cada campamento.

Aprendí mucho y conocí gente de muy buen corazón, como el P. John, exalumnos, excelentes secretarios pastorales como lo son Fabi y Chino, y la verdad agradezco al colegio por haberme dado esta oportunidad de hacer lo que me gusta, que es animar y servir al de al lado.

Me voy sabiendo que lo dejé todo y estoy muy seguro que voy a continuar viniendo cada vez que me inviten a una actividad pastoral.

Germán Casals, 5° Sociales B