Soy animador

Animadores al servicio

“Cuando estaba en 1º Año, me llamaba la atención la Pastoral del colegio, me parecían interesantes los campamentos, las jornadas, retiros y visitas que realizaban. Aunque cuando estaba en 2º recién me dejaron participar y no me arrepiento de haber formado parte de tan lindo grupo. Gracias a eso conocí nuevas personas, viví nuevas experiencias muy lindas y me llevo buenos recuerdos y anécdotas de la secundaria. Me sirvió para integrarme más en el colegio.
Si bien cuesta un poco levantarse los sábados temprano para ir a Parada Leis, vale la pena, es algo muy lindo y gratificante. Saber que al visitarlos, los chicos se ponen contentos, les alegrás el día, con ese simple gesto, ellos quedan contentos.
Ir a los campamentos es entretenido y diferente, un cambio de ambiente, la intriga de saber cómo va a ser el grupo que te toque guiar y las actividades que se van a realizar. Cantamos, bailamos, rezamos, aprendemos cosas nuevas, pero lo más importante, la pasamos bien.
Muchos, seguro piensan que la Pastoral es aburrida, pero es todo lo contrario, es cuestión de probar y ver si les gusta y sino, bueno, participar en otra cosa. El colegio nos brinda muchas oportunidades y hay que aprovecharlas”. María Hilém Bordón, 4º Naturales

“Llegar a ser Animador es una de las gracias que Dios me otorga, porque las puertas de la fe siempre están abiertas para todos. Este es mi primer año en la Institución y el ser nuevo te lleva a querer vivir nuevas experiencias, una de ellas fue querer conocer y ser parte de la Pastoral. Con el tiempo, tuve la oportunidad de conocer nuevos compañeros, con los mismos objetivos que los míos, nuevas vivencias y, sobre todo, el saber compartir valores con los demás”. Jazmín Cristaldo, 3º Economía

“Mi experiencia como Animadora fue algo muy lindo, me dio la oportunidad de vivir y conocer muchas personas y experiencias nuevas a lo largo de la Secundaria, me permitió poder conocer diferentes realidades, me dejó compartir mi fe y mis ganas de animar con diferentes grupos de personas.
Pasé por tantos campamentos, retiros, viajes, pero ninguno igual al otro, de cada uno me llevo diferentes valores y muchas alegrías.
Las personas que conocí en la pastoral, son personas que no conocés en cualquier lado, buenas, alegres, y siempre con el corazón y brazos abiertos para ayudarte en cualquier circunstancia de tu vida.
Agradezco poder haber formado parto de la pastoral del colegio, una experiencia única. Me voy con el corazón más lleno y alegre que nuca, y con recuerdos hermosos que nunca podré olvidar”.
Carla Cecino, 5º Sociales “A”